Bolsa, inversiones y finanzas fáciles y con lenguaje sencillo

12 nov. 2012

¿Cuando es interesante pedir un crédito?


La respuesta es fácil. Casi nunca, salvo el día que sabe con certeza que se hará rico con el. :).

En el esquema, similar al que explicábamos en un post anterior donde explicábamos como debe pensar las cosas alguien para administrarse mejor, explicamos cuando hay que pedir un crédito. Entendiendo crédito convencer al banco o convencer a la gente, como sería el clásico cuñado, que aquí ponemos siempre como ejemplo, de que nos preste dinero a un interés (o no).

Siempre recuero a una persona comprando en un Corte Inglés una licuadora de 100€ a plazos. O aquella gente que en la década pasada pedía créditos para irse de viaje, o viajes a plazos. Esto en realidad es pedir un crédito. El corte Inglés nos adelanta los 1000€ aunque no los veamos encima del mostrador.

No queremos demonizar la petición de créditos, pero se han e pensar siempre que el dinero que te dan de un crédito no es tuyo, y que la dificultades para devolverlo se verán por la persona (o banco ) que lo prestó como un robo en cierta medida ( o sin cierta). Y eso suele traer problemas de todo tipo y graves.

Para pedir un crédito hemos de asegurarnos de que lo devolveremos. Pedir créditos por necesidad es algo que puede pasa, pero es una muy mala situación, que todos intentamos eludir y en la que a nadie le gusta estar. Puede pasar y ahí no nos metemos. 

Pero menos inteligente es pedir créditos para bienes que sean caprichos o placer (incluimos las deudas para jugar al póker). El dinero se perderá y habrá que devolverlo.

¿Cual es la mejor situación para pedir un crédito? 


Pues obviamente, cuando con el dinero que no es nuestro adquirimos algo que dará dinero de cualquier forma (un activo se llama por lo financieros) y generará ese dinero al mismo ritmo y en una cantidad mayor que en la que debemos devolver el crédito (y sus intereses).

Sin no, deberemos de tirar de nuestro salario, o de otro crédito, o del robo....

Pedir un crédito para un viaje de placer es un gran error, las deudas que no repercuten en grandes ingresos son la base para llegar a un callejón sin salida en nuestras finanzas personales. No aporta nada (salvo que nos genere un negocio, por casualidad). 

Así que la respuesta final. Pida un crédito cuando aparezca un negocio o actividad que adquirirá con el y tenga la absoluta certeza de que generará mucho más dinero que el crédito que tienen que devolver y al mismo ritmo que lo tiene que devolver. Todo lo demás es meterse en líos. Y compruebe que puede devolverlo y cuanto le supondrá hay un montón de simuladores y calculadoras de hipotecas para ello.

En el caso de la bolsa, se aplica lo mismo. O está segurisimo de que sacará dinero o no se endeude para comprar acciones... Lo que se denomina 'Apalancarse'. Es como jugarse el dienero de la hipoteca a la ruleta rusa y no comprar el piso.


1 comentario:

  1. Muy interesante el post, la verdad es que pedir un crédito puede ser una odisea

    ResponderEliminar

Puedes comentar lo que quieras, pero hemos nos vemos obligados a moderar porque no nos gusta que nos planten abogados en la puerta. Eso incluye que no publicamos información de carácter confidencial o de carácter reservado, como informaciones que pueden dar indicio de la cercanía al concurso o a la suspensión de pagos de una empresa, ni otra que pueda inferir en una indefensión de la empresa de cara a sus deudores y acreedores.

Para el resto de comentarios: lo que quieras abajo.