Bolsa, inversiones y finanzas fáciles y con lenguaje sencillo

1 oct. 2012

Productividad

Productividad... por esa palabra se van a la calle miles o millones de empleados al año. Las empresas cotizadas son estructuras jerárquicas.

En España se componen generalmente de un consejo de administración y una cúpula directiva que aglutina casi toda la información disponible, los empleados que por lo general se ocupan de ganar su dinero e irse a casa (muy mal) y los accionistas, a los que en España el primer grupo ve como una panda de pirados a los que quitar el dinero en salidas a bolsas y ampliaciones. Somos un país donde la mayoría invierte en una empresa porque le da buen rollo o porque se lo dice la segunda onda de Elliot, y rebasa no se que resistencia. Sí, en España siempre hemos sido muy esotericos. Los primeros luego se amargan y de los segundos ya hablaremos de la mayor patraña sustentada en la base matemática más flojita del mundo: el análisis técnico.

En esta web tenemos siempre un ejemplo que nunca falla, el de una tienda de chucherías en la esquina de casa. ¿Cuando es productiva?. Pues cuando abriendo pocas horas y gana mucho. Punto.

¿Que es la productividad? La productividad es algo que la clase patronal (primer grupo de los arriba hablados ) aprovecha para indicar que trabajamos caro y hacemos pocas horas... cuando la productividad depende más de la gestión del de arriba y del modelo de negocio. Por ejemplo, las minas en el Norte de España no son productivas. Los salarios son muy altos en relación a lo que produce en dinero aquello, pero una Notaría viene a ser un tío que, la verdad,... para lo que hace se forra. Es un negociazo muy productivo para el Notario (no para el país, eso sí, más bien todo lo contrario). La productividad es conseguir el mayor resultado con el menor esfuerzo posible. No hay más. La marca A vende un coche con 50% de margen porque lo prefiere el mercado y van a por ella y la marca B 3 coches con un 10% de margen machacando a la rede de ventas. Pues la marca A es más productiva. No le den más vueltas.

Durante años he visto en las empresas esa gente que hace muchos papeles y es muy ordenadita y que piensan que son productivos porque hacen las 'cosas que les mandan' a tiempo, esos departamentos como  de maraña administrativa interna, pero que no meten un chavo en la empresa, que no aportan nada. Eso NO es productividad. Es una gente a al que se le mantiene porque 'trabaja bien', pero cuyo trasfondo es la nada. Gente acomodada a puestos sin sentido, improductivos, pero que deja apariencia de pulcritud.

Sin embargo el más preocupado por la productividad de la empresa, de la que tiene los derechos a quedarse con sus beneficios, ha de ser el accionista. El accionista debería indignarse con las empresas que no dan beneficios desde minuto 0 y que demustran que su modelo funciona, o en casos especiales que la inversión requiere un tiempo X, exigir a la dirección que se comprometa a un tiempo X determinando y crujirles, o vender a mercado antes de perder más y más, si no cumplen plazos y promesas. Punto. El accionista ha de ser radical y salvaje con la exigencia de productividad y cumplimiento de promesas de la empresa de la que adquiere acciones, si no lo es lo serán el resto de accionistas, el mercado. De echo el mercado tiende a medio o largo plazo a hacerlo. Las empresas sin beneficios, que incumplen o toréan al accionista acaban con su valor hundido completamente. Porque sobre todo los fondos y grandes accionistas no esperan nada a que la promesa se cumpla.

Esto hay que tenerlo muy en cuenta si uno es pequeño accionista. Una empresas que tiene una productividad media, si es medio peligrosa para un fondo para el pequeño inversor son peligrosísisma. Y las que tienenen una productividad baja, esas bye!bye!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar lo que quieras, pero hemos nos vemos obligados a moderar porque no nos gusta que nos planten abogados en la puerta. Eso incluye que no publicamos información de carácter confidencial o de carácter reservado, como informaciones que pueden dar indicio de la cercanía al concurso o a la suspensión de pagos de una empresa, ni otra que pueda inferir en una indefensión de la empresa de cara a sus deudores y acreedores.

Para el resto de comentarios: lo que quieras abajo.